EXPERIENCIA SOBRE EL PROGRAMA DE ENTRENAMIENTO ACR/PANLAR

 

Escribo estas palabras con mucha emoción y alegría. Mi agradecimiento es para con todo el equipo de PANLAR, ACR y el Hospital de Cirugía Especial de Nueva York. Esta gran experiencia me ayudó a mejorar en todos los sentidos, tanto en lo académico como en lo personal.

 

En cuanto a lo profesional destaco no sólo el perfeccionamiento en la actividad asistencial, sino también en el campo científico. En mi viaje tuve la oportunidad de conocer, interactuar y aprender de grandes reumatólogos del más alto nivel en el mundo. Pude observar como trabajaban y sus formas de razonamiento médico. Sin lugar a dudas, también me permitió comprender la complejidad del funcionamiento del sistema de salud norteamericano.

 

Es importante mencionar que el lugar de destino planteado por ambas organizaciones fue más que acertado; no sólo me llevaron a un centro de primer nivel de los Estados Unidos, sino que su ubicación en la ciudad de Nueva York generó una experiencia especial, enriquecedora e inolvidable. Nueva York es una ciudad increíble, muy interesante y única en el mundo. Disfrute muchísimo poder recorrerla, ver sus magníficos rascacielos y vivir su intensa vida cultural.

 

Más allá de lo académico y lo grandiosa que es la ciudad, no puedo dejar de destacar que conocí a un grupo de personas excepcionales en el hospital asignado. Especialmente menciono a mi gran tutora, la Dra. Anne Bass, quien ha sido muy cordial, una excelente guía, y en todo momento generó un ambiente agradable durante mi experiencia.

 

Otro aspecto sumamente positivo es haber incluido el congreso del ACR de Washington al concluir el programa. Fue el cierre perfecto.

 

Puedo decir que volví a la Argentina con los objetivos cumplidos y habiendo superado todas mis expectativas. Agradezco nuevamente a ustedes el poder haber participado de este proyecto y la confianza y apoyo que han tenido conmigo. Si bien todavía queda un largo camino por recorrer, espero, como dice el Dr. Carlo Vinicio Caballero, poder transmitir y canalizar esta gran experiencia para el beneficio y crecimiento de nuestra región.

 

He escuchado, con mucha alegría, que este programa continuará en el tiempo. Entiendo que es una beneficiosa noticia, no sólo por el perfeccionamiento en la formación reumatológica de toda América, sino también porque es una vía para la construcción de relaciones internacionales entre profesionales. Esto es un logro que favorece el progreso de nuestra especialidad en nuestra región y el mundo entero, que en definitiva es para el beneficio de nuestros tan queridos pacientes.

 

Saluda atentamente,

 

Ignacio Javier Gandino

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *